El año de James, para el olvido

El volante colombiano James Rodríguez volverá a estar fuera de las canchas después de una nueva lesión, la quinta que lo aqueja este año. Aún no se conoce la incapacidad.

El internacional colombiano James Rodríguez sufrió una rotura en los ligamentos externos de la rodilla izquierda, informó ayer el Bayern Múnich para explicar la ausencia del jugador en el entrenamiento.

El club no ha hecho una estimación precisa de la duración de la baja de James pero parte de la base de que tendrá que prescindir del jugador, en las próximas semanas.

El diagnóstico fue realizado por el médico del club, Hans Wilhelm Müller-Wohlfahrt, después de que la lesión se produjera en el entrenamiento del pasado martes.

La rodilla de James será inmovilizada durante diez días y luego empezará un proceso de terapia y rehabilitación.

Es un secreto a voces que James está descontento con su situación en el Bayern donde considera que no juega con la frecuencia que quisiera.

En el último partido, la derrota por 3-2 ante el Borussia Dortmud, el colombiano estuvo los noventa minutos en el banquillo.

Así mismo, han circulado rumores sobre diversos actos de indisciplina del colombiano que lo han indispuesto con el cuerpo técnico.

Antes del partido del Bayern, el diario “Bild” aseguró que el entrenador, Niko Kovac, había sacado a James de la formación titular, lo que, sin embargo, fue negado posteriormente por el director deportivo Hasan Salihamidzic.

“Evidentemente es una mala noticia. James es un jugador muy importante, el mejor en mi opinión, no tenemos otro como él”, dijo el delantero del Bayern Sandro Wagner.

James, máximo goleador del Mundial-2014 cedido por el Real Madrid hasta final de temporada, estaba en buena forma, marcando goles clave en las victorias contra Bayer Leverkusen, Schalke 04 y Wolfsburgo.

Un año para el olvido

El jugador colombiano inició sus vicisitudes en febrero con un problema en el gemelo izquierdo que lo sacó de las canchas por 18 días.

Después vino el Mundial de Rusia 2018 y James sufrió un edema en el sóleo derecho que lo sacó del partido frente a Inglaterra.

Terminaba el Mundial y en el mes de agosto llegarían otra vez los problemas. El futbolista colombiano sufrió un golpe en uno de sus tobillos en un amistoso con el club alemán. Esa lesión lo obligó a perderse la Supercopa de Alemania y estuvo 13 días alejado de las canchas.

Y ahora, de nuevo aparecen los problemas físicos para el 10 de la Selección Colombia. Habrá que esperar que le depara el 2019, porque este año para James no fue bueno.